¿Por qué detrás de toda tejedora siempre hay una magdalena?

Hace unas semanas en el Seminario sobre nuevas aplicaciones Textiles que Lala de Dios nos impartió en di_MAD, comentábamos la relación del trabajo textil y el universo femenino en distintas generaciones, de ahí, Lala con su particular humor siempre sincero me interpelaba, a mí, “generación joven” porqué las tejedoras bloggeras siempre escribimos sobre nuestras labores y sobre nuestros “maravillosos” postres.

cup_cakes-039

Yo, personalmente, no hago postres… sobre todo, ¡porque luego habría que comérselos! (y yo no tomo azúcar) pero es cierto que muchas de mis amigas sí los hacen y esto me llevó a pensar un poco… ¡en modo Proust!

Mi generación es la de los 80, afortunadamente, las mujeres de 30 años hemos crecido con derecho a votar, posibilidades de estudiar (¡aunque no muchas de trabajar!) y en un estado de “igualdad” (no nos movamos en términos absolutos, ¿vale? Y seamos capaces de relativizar frente a esa España de los años 70, 60 y 50 que vivieron nuestras predecesoras más directas). Éstas comodidades y bondades de eso que se quiso llamar “Estado de bien estar” y que duró un par de décadas nos han hecho más caprichosas, más débiles (en algunos aspectos) y… en algún sentido, nos han hecho desvincularnos de las tradiciones femeninas más cotidianas. Lala explicaba hace unas semanas en el Museo del Traje cómo ella renegó hasta los 30 años de las labores porque no estaban en absoluto relacionadas con esa imagen de la mujer, libre e intelectual que persiguió su generación (¡Gracias!); esa herencia es la que nos llegó a nosotras que, aprendimos a “masculinizarnos” de manera que, las cosas que “nos hacían especiales” (en tanto que diferencias de género de las que son bonitas) fueron desapareciendo en pro de “la igualdad” (o de la homogeneidad de tendencia masculina). Lamentablemente, lo que el patriarcado llama “igualdad” es lo que yo llamo: convertirse en un machote. Ya os expliqué cómo, incluso los hombres sufren la tiranía de éstos efectos.

tumblr_mzyg8mhI2N1qipwawo1_500 e6b85a93a1d44c04c5d4dec845ff5447

Así que… me da la sensación de que toda ésta vuelta a las labores, a la cocina, a los materiales tradicionales y a reivindicarnos cómo mujeres, que son mujeres y que quieren volver a vivir cómo mujeres tiene algo que ver con todo “éste pastel”.

Es cierto que las conversaciones en las quedadas laneras se alejan mucho del feminismo y que tejer no es un acto feminista en sí mismo… sin embargo, reconocernos cómo mujeres que no tienen vergüenza a serlo. Sí lo es. Y, aunque, el calado sea difícil y lento, creo que las nuevas hipster housewifes y sus cupcakes, sirven un poco para sacar del armario a todas las mujeres que durante unos años se han tenido que vestir con chaqueta y corbata. (¡ojo! qué si no tenemos cuidadín, también son carne de cañón para que nos pongan en San Benito de la “mujercita ideal y conformista”)

1390360_185283955007759_484953383_n

Hay mucho que hablar sobre esto y esto es sólo un post… estoy segura de que quién tiene la mente abierta, ¡lo va a comprender! Lo mejor de todo… es que a nosotras todavía nos han llegado esas tradiciones femeninas… así que, igual cambiamos un enchufe que tejemos un par de calcetines; y lo más difícil, que no lo peor… es que sobre nosotras está la responsabilidad de volver a enseñar a nuestros hijos (niños y niñas) los valores de lo tradicional femenino desde una nueva óptica.

 

¿Tú qué piensas sobre la vuelta a las labores, crees que sólo es una moda o qué es un estilo de vida?

 Y no te olvides, seguro qué conoces a alguien que quiere leer ésto. ¡Comparte éste post con tu timeline!

 

¡Gracias a Lala por hacerme pensar sobre esto!

¡Y gracias a mi amiga Rocío Areia por las fotos!

17 Thoughts on “¿Por qué detrás de toda tejedora siempre hay una magdalena?

  1. Me has dado bastante en qué pensar!

  2. Hola guapa!! creo que es verdad, que durante mucho tiempo nos hemos “alejado” de cosas que se consideraban femeninas solo por el hecho de conseguir la igualdad, pero creo que son cosas que no nos hacen mas debiles sino que nos enriquecen y mucho!

    • misssouri on 23 mayo, 2014 at 8:59 am said:

      Hola Ro,

      Ya ha salido éste tema en varias ocasiones en nuestros cafés! Así que ya sabes que estamos de acuerdo. Creo que no lo he escrito claro, porque lo que digo que nos ha hecho “débiles” es la comodidad de tenerlo todo, la comida congelada, la ropa barata, la accesibilidad a todo, nos ha hecho cómodas y, en ese sentido, débiles al hacer las cosas nosotras mismas. Yo un día me di cuenta que mi abuela sabía hacer mil cosas más que yo y quise ponerle remedio. Mucho libro y poca experiencia. Tenía que cambiarlo!

  3. Soraya como me ha gustado el post de hoy. Yo estoy como Pilar y como Rocío, me has hecho pensar, y más dedicándome a tejer como lo hago. Yo también me cuestiono muchas cosas con respecto a esta etapa de mi vida, y precisamente con 33 años que tengo, había renegado de todo esto anteriormente, pero no era consciente. Quizás sea este uno de los motivos por los que a veces parece que nos cuesta horrores aprender, veo News Knitters desesperadas, y yo misma antes… porque parecía que nuestro cerebro no estaba receptivo. Bendito revival! Y olé tú!
    Yo tampoco soy de magdalenas, y tengo mi propia versión de Knitter & Beer… o Knitter & Montadito… Pero también vale, no? :)
    Un abrazo grande!

    • misssouri on 23 mayo, 2014 at 9:26 am said:

      Tengo en el horno un post sobre Tipos de tejedoras que te va a encantar! 😉 así que me guardo los comentarios para que tu te reconozcas en tu rollo Knitter & Birra! (qué locatis!)

      Lo de que nos cueste… yo creo que son muchas cosas… y, lo achaco más al nerviosismo y la falta de paciencia y al culto a la satisfacción de lo inmediato que nos ha instalado el iPad en la cabecica!

      Besotes! Guapa… 😀

  4. gema r on 22 mayo, 2014 at 7:57 pm said:

    hola
    aunque estoy un “pokito” mas lejos de vuestra generación, me ha sorprendido primero y luego no…el concepto de alejarse de lo femenino, será porque durante años he desarrollado un trabajo en un mundo, entonces muy masculino, y porque tuve la suerte de tener un padre muy femenino(espero se entienda esto bien), que solo tuvo hermanas e hijas y que me puso, nos puso a mis hermanas y a mi de una forma muy especial de cara al mundo
    voy a pensar tambien yo…….

    • misssouri on 23 mayo, 2014 at 9:20 am said:

      Gema,
      El otro día hablábamos con nuestra amiga Ana (www.escalafandra.wordpress.com) cómo las mujeres, en nuestra “lucha” (mira que no me gusta nada ésta palabra porque tiene la connotación de algo asimilado a lo violento, no?) generación tras generación, tenemos que reinventar el camino porque nos borran la historia de nuestros logros. Y cada generación tiene que hacer las cosas de una manera nueva.
      Tu caso parece especial! Y que suerte! Porque un padre de su edad con esa mentalidad es una maravilla, afortunadamente cada generación da “hombres buenos” que brillan entre los demás!
      Y, comprendo que, en tu generación… tuvisteis que escribir las cosas de otra manera… piensa! Y cuéntanos cómo lo ves porque creo que es súper necesario que no se nos borré el camino de las mujeres que han “trabajado” antes que nosotras para poder APRENDER.
      Yo lo que pienso es que AHORA, tenemos que tener el derecho de poder ser madres o amas de casa (o tener pequeños trabajos fuera de las grandes oficinas) sin que eso tenga un concepto peyorativo. Y también para los hombres, porque no iba a poder un hombre ser el “amo de casa” de su familia? Nos han metido la cultura del trabajo como si fuese la única vía de éxito y no es así.

      Quedo esperando a que nos cuentes tus reflexiones! GRACIAS!

      • Yo creo que el concepto de “ama de casa” tiene una connotación peyorativa en cuanto es un trabajo que se ha invisivilizado y nunca se ha valorado. Precisamente, una de las luchas de algunas corrientes del feminismo ha sido que el trabajo doméstico sea considerado como trabajo productivo, y sea remunerado de alguna manera, y que se cotice y demás, pero no se ha conseguido y creo que mientras el mundo se siga moviendo por valores “masculinos” va a ser complicado que eso ocurra. Es muy triste que durante generaciones muchas mujeres hayan sostenido con sus espaldas el peso de una sociedad, pero luego en un momento dado su marido las deja y se quedan con una mano delante y otra detrás, sin derecho a paro, sin posibilidades de tener un trabajo remunerado que no sea limpiar escaleras. Es muy triste que tantas mujeres se hayan deslomado para dar a sus familias el mejor de los hogares posibles, que hayan trabajado día a día, sin días libres, ni asuntos propios, ni vacaciones, y encima aún hoy tengamos que oír que la culpa de que la sociedad sea machista es de las mujeres porque han sido las que han educado a sus hijos.
        La sociedad sería mejor y más sana con niños cuidados y educados en el amor, si comprendiéramos que en cierto modo, los niños son un poquito responsabilidad de todos como comunidad.
        Bueno… tal vel me he ido por las ramas y todo esto no era el tema, pero bueno, así me ha salido, jeje

  5. Raquel on 27 mayo, 2014 at 5:08 pm said:

    Como siempre llego tarde a todos tus post! El tiempo no me permite estar al día.
    Tengo claro que cada día me gusta mas como escribes, ya se lo dije en su momento a una profesora de química que dijo que no sabias expresarte….
    Lo bueno que tenéis las jóvenes tejedoras y pasteleras es que habéis sabido explicaros y contar esas cosas que la gente que nacimos en los 60 no nos atrevimos (los libros han servido).
    Hicimos frente a otras cosas que parecían mas importantes y no supimos defender que seguían gustandonos ciertas aficiones (no era moderno).
    Tampoco tuvimos la suerte de que se nos escuchará, no digo que se nos ignorará como a algunas de las generaciones anteriores, pero en nuestro caso ( yo del 63) lo importante era trabajar y poder dar a sus hijos lo que no habían tenido y realmente no les quedo tiempo para escuchar lo que les gustaba a sus niños….
    Estoy contenta de haber podido disfrutar la generación siguiente a la mía con una edad relativamente joven porque me han demostrado lo listas que son…. Y he podido comprobar y sorprenderme de como han ido madurando en un tiempo difícil que las circunstancias no se lo han puesto facil, aprendiendo a ser mas austeras y a disfrutar de cosas pequeñas.
    Estoy orgullosa de las mujeres de hoy!

  6. Pingback: Siete días, siete enlaces | La Maison Bisoux

  7. Pingback: Tejer, no es país para viejas | Udon Wool

  8. Pingback: ¿Por qué tejer está tan lleno de topicazos? | Udon Wool

  9. Gavina on 18 abril, 2015 at 12:15 pm said:

    Me ha gustado mucho tu post. Fui feminista en mi juventud (ya estoy jubilada). Por desgracia, o quizás suerte, tuve un padre bueno,pero muy machista y muy duro y una madre que decía amén a todo y aceptaba la “violencia” doméstica de gritos y broncas, hacia ella misma y sus hijos, sin decir ni “mu”. Lo sufrí y eso me hizo ser rebelde.

    En los años 60 ya había muchas mujeres que luchaban por la igualdad y por ser ellas mismas, a pesar de los roles que aquella sociedad les adjudicaba. Esas mujeres fueron la avanzadilla y el motor del movimiento feminista en España. Eran feministas, pero también femeninas, no renunciaban a su condición de Mujer. Lucharon para que llegara el divorcio y luego el aborto (estemos o no de acuerdo con él).

    Hoy parece que las hemos olvidado y que sólo los movimientos feministas de los 80 en adelante han logrado mejoras para las mujeres. Pero, no hay nada nuevo escrito bajo el sol, quizás modificado o ampliado.

    Tuve la suerte de encontrar un gran hombre que ha sido mi compañero toda la vida, gracias a él puede hacer una carrera universitaria mientras trabajaba, tenía a mis hijos y hacía oposiciones para lograr un trabajo que me gustaba. No he renunciado nunca a ser mujer, sé coser, hacer patrones, repostería, aunque no mucho porque “engorda” :), me gustan la manualidades, pintura, tiffany’s, esmaltes al horno y también hacer algo de deporte. Y he tenido una muy buena carrera profesional, por lo que no me considero una “Maruja” de los cincuenta.

    No veo ninguna diferencia entre las mujeres de ahora y las de mi generación, somos todas seres humanos y cada una distinta de la otra, o parecidas en algunas cosas. Bueno, sí, normalmente hoy algunas no saben coser ni un dobladillo ni entrar o sacar una costura :)

    Quizás, lo único que me molesta de algunas jóvenes profesionales, es ver que andan por la vida “mordiendo” para demostrar que son tan válidas o mejores que sus compañeros masculinos, y no se dan cuenta de que con esa actitud hasta sus compañeras femeninas no las admiran. Han adoptado formas y actitudes de los machistas de antaño, pero al revés. Me cansa tanta agresividad en los medios, parece que hoy se es más inteligente, más profesional,más válido, cuanto más gritamos, aplastamos o insultamos. Creo que las cosas, los valores, las capacidades se demuestran haciendo, comprendiendo, tolerando, respetando y haciéndose respetar, no machacando. Y eso lo saben hacer muy bien, cuando quieren, tanto los hombres como las mujeres.

    No os enfadéis conmigo por lo que acabo de decir, pero cuando lleguéis a mi edad, a la jubilación, después de una vida plena, con sus alegrías y sus tristezas, con sus momentos de esfuerzo y otros de tranquilidad y disfrute de familia, amigos y entorno, comprenderéis lo importante de vivir a tope, disfrutando de lo que tenemos y haciendo lo posible y todo lo mejor para que los que nos importan, sean felices, su felicidad incrementará la nuestra.

    Es evidente que con la edad algunas nos volvemos más pacíficas. Este comentario haría reír a mis padres, pensando que no había sido escrito por la rebelde primogénita que criarion en su día :) :)

    Y, ahora, os dejo, tengo un bizcocho en el horno y me espera un jersey para una nietecita. 😉

    • Soraya on 20 abril, 2015 at 11:23 am said:

      ¡Hola! Mil gracias por tu comentario. Me ha hecho mucha ilusión todo esto que nos cuentas. Creo que ha sido uno de los comentarios más bonitos que han dejado en mi blog desde que lo abrí. Y, desde luego que no me enfado por lo que decías de que hay ciertas mujeres que tienden a asumir un rol masculino y a hacer la puñeta a otras compañeras con tal de subir en su trabajo. Es una pena, pero, nuestras necesidades y nuestro ostracismo nos ha llevado a pelear unas contra otras, en lugar de apoyarnos. Lo bueno, es que, cosas como internet, nos unen. Supongo que en los 60 era mucho más difícil encontrar o difundir ideas y conectar con gente de manera tan fácil como lo es ahora. ¡Esto es un lujo!

      Llevo unos meses que no me siento nada inspirada y he dejado de escribir cosas públicas a diario… comentarios como el tuyo me animan cada vez que abro el buzón. Espero volver a charlar en otra ocasión, ¡Cuéntanos siempre que quieras!

      Un besazo, Soraya

  10. Marta on 26 mayo, 2015 at 12:18 pm said:

    Cuán cierto es esto que dices. Mi abuela sabía dar ese calor de hogar al recibirnos. Tejia, cocinaba muy rico. Cuidaba de la casa. Y todo con mucho mimo. Sin ningún sentimiento de que eso no es lo que ha de hacer. Mi madre renego de todo eso, con unas consecuencias nefastas. Todo por un feminismo mal entendido.
    Y yo siempre buscando un referente de lo femenino, de lo acogedor, del cuidado de las cosas…

    • Soraya on 2 junio, 2015 at 1:47 pm said:

      Supongo que son oleadas, como en todo. Lo que tenemos más accesible es lo que descartamos. Lo malo es que aún veo muchas mujeres que enfocan su carrera profesional desde el miedo y desde la masculinidad. Muchas mujeres que, en un ambiente laboral que suele ser bastante desfavorable para nosotras, pisan a otras mujeres para crecer… Vamos que, ese “feminismo mal entendido” que mencionas sigue más vivo que nunca y nos hace más daño que nunca… Creo que no dejar de hablar de ello, apoyarnos y comunicar éste tipo de planteamientos es lo único que nos puede echar una mano a dejar de pasar por esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Post Navigation