top

Mis primeros calcetines (de verdad)

Aunque no te lo creas, éste fin de semana he terminado mis primeros calcetines (de verdad). Durante bastante tiempo he tejido talones, punteras y calcetines en miniatura. Todas muestras para aprender. Supongo que así contado no tiene mucho sentido pero ahora te explico bien las razones de tejer “maquetas”. 

Para mí, tejer, ha sido durante mucho tiempo un proceso de investigación. Hacía, deshacía, volvía a tejer… pero, nunca tejía prendas ni seguía patrones. 

Después un montón de tiempo trabajando así, 2016 ha sido un año de ponerme metas a mí misma en cuanto a patrones. Y, el resultado ha sido muy bueno. He aprendido mucho y ahora tengo prendas tejidas por mí. -Supongo que lo que le pasa a cualquier tejedora normal que no tenga la cabeza en otro planeta como yo-.

Pero, ¿por qué cambié de método? ¿por qué seguir patrones ahora me parece una manera mucho más rápida y amplia de aprender? ¿Cómo he pasado de una manera a otra diametralmente opuesta de trabajar?

Todo tiene un sentido. Una razón. 

Al principio, mi manera de trabajar estaba ligada a la experimentación pero, lo importante no era el producto ni el resultado. Lo importante para mí hace unos años era el proceso mismo de tejer. Creo que, sin saberlo, estaba usando el punto como un ejercicio mental para otras cosas. No pretendía tejer un gorro, una bufanda o unos calcetines. Quería tejer. Quería combinar colores, quería sentir las texturas de la lana, aprender a leer el tejido más allá de las técnicas. 

Ahora, sin embargo me da mucha satisfacción poder ver una prenda acabada. He cambiado mi manera de pensar-tejer y, ahora sí, me importa el resultado. El producto de la acción de tejer. He pasado de un proceso analítico y contemplativo a un proceso de producción. Y, lo cierto es que, creo que es un proceso mucho más creativo. Quizá mi manera de tejer antes era fruto de la necesidad por relajarme. De hacer algo que simplemente llenase mi tiempo sin aportarme demasiada información. -¡Ya vivimos bastante sobre-estimulados!- Tejer era entonces como pasear. 

Poco a poco, parece que voy desvelando el acertijo de mi recorrido como tejedora. Y, parece que, vamos sabiendo entrever porqué deshacía todo lo que tejía. 

El domingo pasado, terminé mis primeros calcetines no contemplativos y estoy muy orgullosa y feliz de poder ponérmelos, de poder llevar una prenda tejida por mí. 

¿Te ha pasado alguna vez algo parecido? ¿Te has parado a pensar por qué y cómo tejes?

  • Raquel

    Precioso post…..
    Enhorabuena por tu evolución….
    Disfruta de tus calcetines ojalá yo sea capaz de tejer unos este año.
    En cuanto lo de los patrones, es cierto, yo he seguido el primero y se aprende un montón….
    Sigue así maestra tejedora

    26 Marzo, 2017 at 10:18 am Responder

Deja un comentario